MALTRATO DOMESTICO


"Aunque tu mujer haya cometido
cien faltas,
no la golpees ni con una flor"

Proverbio indio


La violencia de género (VIOGEN) es un fenómeno que ha existido siempre, pero afortunadamente está siendo objeto de atención por parte de la sociedad y las autoridades, de forma que las víctimas puedan salir de la situación de desamparo en la que se encuentran y se sientan arropadas para poder abandonar una vida de malos tratos. 

El maltrato doméstico (físico o verbal), tiene dos focos patológicos: el agresor y la víctima que los ha sufrido. Es muy importante tener en cuenta que toda mujer sometida a malos tratos presenta trastornos propios de una situación de terror mantenida.

QUÉ PIENSA LA MUJER MALTRATADA




El maltrato doméstico es un proceso doloroso con consecuencias psicológicas que se pueden mantener de por vida.

Nadie puede predecir que su pareja se vaya a convertir en un maltratador, y en muchas ocasiones, su comportamiento previo al inicio del maltratato, ha sido tan "encantador" que confunde tanto a la persona maltratada como a su entorno.

Hay que tener en cuenta que el maltrato avanza por una serie de fases, que van unidas a un cambio de la percepción de la situación por parte de la víctima, que se aleja de la realidad, minimizando o negando la situación. A continuación vemos las fases del maltrato:


1ª FASE


NEGACIÓN O MINIMIZACIÓN DEL PROBLEMA: "tenemos nuestros más y nuestros menos, en todas las parejas hay roces".

AUTOENGAÑO Y JUSTIFICACIÓN DE LA CONDUCTA VIOLENTA: "El maltrato es mucho más que recibir de vez en cuando una patada o un empujón, o los insultos, a mi no me pasa lo que a esas mujeres que salen por la tele"

JUSTIFICACIÓN DE LA CONDUCTA VIOLENTA: "Mi pareja es muy pasional y a veces se deja llevar por el enfado. su intención no era hacerme daño sino hacerme ver que tenía razón"

ATENCIÓN SELECTIVA A LOS ASPECTOS POSITIVOS DE LA PAREJA: "Él es mi único apoyo en la vida. Adónde voy a ir con mis hijos y quien me va a querer más que mi pareja"

POR QUÉ PERMANECE LA MUJER CON EL MALTRATADOR

MODELOS TEÓRICOS DE LA PERMANENCIA DE LA MUJER EN LA RELACION DE MALTRATO



FACTORES ASOCIADOS A LA PERMANENCIA DE LA MUJER MALTRATADA EN EL HOGAR


CARACTERÍSTICAS CONTEXTUALES



VARIABLES SOCIODEMOGRÁFICAS



  • Dependencia económica 
  • Aislamiento familiar y social 
  • Hijos pequeños a su argo 
  • Aceptación de los consejos de personas significativas sobre la conveniencia de aguantar al agresor 


ACCESO A RECURSOS COMUNITARIOS



  • Ausencia de alternativas reales sobre alojamiento, empleo, servicios sociales y psicológicos de ayuda 
  • Desconocimiento de los recursos existentes 


GRAVEDAD DE LAS CONDUCTAS VIOLENTAS


  • Moderada frecuencia e intensidad del maltrato 
  • Elevada gravedad del maltrato

FASES DEL MALTRATO Y RESPUESTA EMOCIONAL

La violencia doméstica es una conducta de carácter crónico que tiende a incrementarse en frecuencia e intensidad. Por ello, la mujer maltratada intenta activamente superar su situación. Muchas, al inicio de la violencia optan por separarse, pero muchas otras permanecen con su agresor.


Al igual que las fases del maltrato van variando hacia una intensificación, la respuesta emocional de la víctima también varía:

FASE DE INICIO Y REITERACIÓN DEL MALTRATO


Al comienzo de la relación, si el maltrato surge de forma sutil e incluso imperceptible para la víctima (gestos aislados de desprecio, frecuentes desvalorizaciones, conductas de control excesivo), la víctima lo puede considerar algo normal dentro de la vida de pareja. Este fenómeno se llama fenómeno de acomodación al maltrato y la víctima, desde una perspectiva cognitiva niega o minimiza los malos tratos que sufre así como la victimización, restándole importancia.

Si la violencia se plantea desde un principio de forma explicita, uno de los factores que puede contribuir a que la mujer permanezca con el agresor es la esperanza de que si ella se sacrifica y esfuerza, logrará una relación armoniosa con la pareja. Este esfuerzo, que nunca resulta eficaz es el aspecto central de la teoría de la trampa psicológica. En estas circunstancias la mujer atiende de forma selectiva a los aspectos positivos de su pareja para justificar su comportamiento violento, e incluso se considera en cierto modo responsable de la ira de su pareja.

La víctima en esta fase presenta un acostumbramiento progresivo al maltrato y la esperanza y deseo de que cese el maltrato

DISTORSIONES COGNITIVAS SEGÚN LA FASE DEL MALTRATO

1.ª Fase
 Negación o minimización del
problema
«Tenemos nuestros más y nuestros menos». «En todas las parejas hay roces».

Autoengaño y negación
de su victimización
«El maltrato es mucho más que recibir de vez en cuando alguna patada, empujones o insultos». «Yo no soy una de esas mujeres maltratadas como las que salen en la tele».

Justificación
de la conducta violenta
«Mi pareja es muy pasional y a veces se deja llevar por el enfado». «Su intención no era golpearme; sólo quería hacerme ver que tenía razón».
Atención selectiva a los
     aspectos positivos de su pareja

«Él es mi único apoyo en la vida». «¡Adónde voy a ir con mis dos hijos y quién me va a querer más que mi marido!».


2.ª Fase

     sobrevaloración de la esperanza
De cambio en su pareja
«Con el tiempo cambiará; hay que darle tiempo». «Algún día cambiará porque en el fondo es buena persona». «Cuando nazca nuestro hijo, se tranquilizará».

Sentimientos de culpa
«¡Me lo tengo merecido!». «¡Seguramente no soy todo lo buena esposa que debiera!». «¡Alguna vez me ha dicho que lo provoqué!, ¿será cierto?». «¡La culpa es mía por haberme casado con él!».


3.ª Fase


      Justificación de la permanencia
en la relación y dependencia emocional
«Por un momento malo no vamos a separarnos y tirar por la borda cinco años de vida en común». «Si dejo a mi marido, ¿qué será de él?, ¿qué será de nuestros hijos?, ¿qué será de mí?». «El matrimonio conlleva sacrificio y
esfuerzo». «El amor lo puede todo». Si no fuera violento, sería el marido ideal». «Sigo con él porque es el amor de mi vida». «Lo que yo quiero es queusted le diga que no me vuelva a pegar».


Resignación
«¡Qué le vamos a hacer!; la vida es así y yo elegí casarme con él». «Mi única alternativa es seguir con él; no tengo otra opción». ¡Aunque me pegue, es mi marido y debo obedecerle y cuidar de él. «Mi marido pierde el control cuando bebe».

CARACTERÍSTICAS DEL HOMBRE POTENCIALMENTE VIOLENTO EN EL HOGAR

- Historia de maltrato doméstico en la infancia


- Distorsiones cognitivas sobre: 
  • los roles sexuales y la inferioridad de la mujer 
  • la legitimación de la violencia como forma válida de resolver conflictos 
- Estrategias cognitivas empleadas para eximirse de la responsabilidad de la violencia ejercida: 
  • Negación, olvido o minimización del maltrato 
  • Atribución de la violencia a la mujer, a factores personales o a factores externos



REACCIONES EMOCIONALES DE NIÑOS EXPUESTOS A VIOLENCIA INTERPARENTAL

EFECTOS DIRECTOS DE LA EXPOSICIÓN A LA VIOLENCIA


Los estudios muestran que los niños expuestos a violencia conyugal presentaban problemas de internalización (ansiedad, depresión, miedos) o de externalización (rabia, agresividad, fugas de casa). Estos problemas afectan a su capacidad de empatía, de interpretación de relaciones sociales, el establecimiento de relaciones interpersonales, resolución académica, e igualmente afecta a sus estudios y su integración social.

Los niños que viven en una situación de violencia familiar a menudo no hablan sobre ello y sólo puede ser detectada esta dinámica por síntomas muy sutiles. Estas respuestas de los niños se clasifican en tres áreas:

a) respuestas y actitudes acerca de la resolución del conflicto

b) transferencia de responsabilidad por la violencia

c) conocimiento y competencias para poderse confrontar con los incidentes violentos. 

Los niños que crecen en familias violentas aprenden a resolver los conflictos utilizando la violencia, considerando la violencia como una forma efectiva de mantener el control y el poder.